wtorek, 19 lipca 2016

Marlene Makiel-Hędrzak Los espacios meatfisicos

5 de abril en la Galería de Arte del Centro Municipal deCultura en Debica tuvó lugar la apertura de la exposición de dibujo y pintura de Marlene Makiel-Hędrzak[1] una artista permanentemente asociada con la Facultad de Artes de la Universidad de Resovia donde ocupa el cargo de profesora asociada. La exposición incluye dibujos y pinturas realizadas con acrílico y técnica mixta. 
Marlena Makiel-Hędrzak, Ubi sunt, acrilico, (Fot. Janusz Hędrzak)
    
Martin Buber escribió acerca de las épocas en que el hombre se siente privado de establecimiento en el mundo, con inquietantes nociones de espacio, lo que parece estar perdido, privados de su ancla metafísico. El escenario del nacimiento humano y también de su muerte no es entonces – cosmos orden, pero el caos, manifestándose como un juego de poderes incalculables e incomprensibles. Buber escribió acerca de la experiencia gnóstica del alma, lanzado en abismo del espacio-tiempo, anhelando lo desconocido, al mismo tiempo, pidiendo su propio nombre. Esta antigua historia ha encontrado una nueva manifestación en los disturbios del existencialismo del siglo XX, donde a la búsqueda de la identidad humana, sirve como telón de fondo nada, o a lo más, carente de alma, una descripción científica del universo cósmico. Esta infinitud del espacio físico ya se preocupaba Blaise Pascal. Para él, el hombre es una chispa ardiente humana de la esperanza, el amor y la fe – el pensamiento inquieto en medio del abismo,  en el se siente vulnerable y frágil. El hombre, como una caña que piensa – una gota de agua, un poco de niebla, es suficiente para matarlo.

Hoy en día, la inmensidad del universo era aparentemente apaciguado por el aparato matemático de la física y la astronomía.  Espacio parece infinito, pero numerable – y en este sentido "comprensible" que podemos subir a él por la escalera de ecuaciones construidos por nosotros mismos. Pero para responder a la pregunta sobre el sentido del sufrimiento, la vida y la muerte al nacer, el paso, no nos encontramos en la física. También hay un infinito peligroso dentro de nosotros. A pesar de que estamos limitados en el tiempo (Sein zum Tode) es peligrosa imprevisibilidad de nuestra naturaleza, la imprevisibilidad de lo que el hombre puede ser capaz. En tiempos pasados un charcter salvaje de la naturaleza, se contrapusó en contraste con la racionalidad y la cnstancia del hombre. Hoy en día, podemos determinar con precisión el curso de los fenómenos cósmicos, pero no estámos seguros de nosotros mismos. No encontramos nuestra propia identidad  ni en el mundo ni dentro de nuestra alma. A veces muy acertada parece la intuición de los antiguos griegos, según el cual los dioses o Fortuna están jugando con hombre como un títere que se pone como un peón en un tablero de ajedrez. 

Los cuadros de Marlene Makiel-Hędrzak consisten un mundo copleto y particular, que contiene su ontologia autonoma e interior.  Alejo Carpentier en una de sus novelas expresa la idea de que la medida de la grandeza del artista es la capacidad de creación de dichas obras que se caracterizan por tal alternativo y misterioso orden del ser. Lo que se impone con la primera impresión es una sensación de ilusoria, la fugacidad de la existencia humana en el fondo de la inmensa distancia. El hombre en su vida parece tomar en espacio ajeno a él, dándole un formas temporales - cerámica, que por un momento tratando de sacar agua, leche, seguridad en el hogar (Alegoría de silencio I).
Marlena Makiel-Hędrzak, Aalegoría del silencio, acrilico Fot. Janusz Hędrzak
En el trabajo Ubi sunt vemos la figura de una niña en el borde de la escalera, al borde de la incertidumbre, del colapso (desaparecer), el mundo entero que la conoce. (Sabemos que la fuente de inspiración fue la vista del niño delante de la funeraria). Es en estas pinturas experiencia mística de lo desconocido, que parece impregnar la realidad ilusoria de revestimiento, como el aireado, cortina transparente.  Hay en la pintura Marlene Makiel-Hędrzak una referencia a la tradición de iconos en la que la imagen no “representa” pero "hace presente" aquí y ahora una epifanía de la Trascendencia?
Los personajes humanos que muestran en las obras de artista parecen levitar. Si recordamos lo que dichó Cézanne sobre una base sólida, que debe ser pintada cualquier tema, este estado colgamiento de las figuras parece ser no casual. Estamos unas sombras, aparezcamos por un momento entre el nacimiento y el momento de la muerte. En ambos extremos aparece (y acompaña) el sufrimiento de otra persona. (En varios estudios aparece una forma que sugiere vendajes enredados) Yo sé que en el caso del arte contemporáneo es peligroso buscar demasiado fácil una denotación, porque lo que el cuadro sugiere por las imágenes aparentemente claras, anclado está en otra parte que en la reproducción mimética de elementos de datos en la experiencia cotidiana. Sin embargo, hay sugerencias bastatnte elocuentes, signos que permanecen legibles independemente del conjunto de la intención artística – de lo que está ocurriendo entre las líneas de las manchas. La mortaja azul abandonada el ataúd humana – una señal del cuerpo resuscitado. Una gran llave en la imagen El campo, la llave de la vieja casa constituye un gran símbolo. Vemos la llave tomada de cerca en primer término, desproporcionadamente grande, llenando la parte central del cuadro. Mosca en el vidrio (al lado de la llave) atrapada como un hombre enfermo, que no se le permite salir en el paisaje de primavera, cuando inquieta el calor, pero aún sopla el viento engañoso.  
Marlena Makiel Hedrzak, El campo, lapiz acrilico, pastel, (Fot. Janusz Hędrzak)




El espacio en las obras de Marlene Makiel-Hędrzak no es el espacio del paisaje tradicional, la distancia no es una medida de factores geográficos e incluso cósmica. Es una distancia – lejanía metafísica, que experimentamos a través de nuestro propio interior. Lo fenomenal, fugacidad se construye con alusiva apenas ondulación de la superficie. Azules se funden en blanco, que hace vibrar el aire de la respiración humana. Esto no es una physis cósmica, pero el microcosmos humano. Recuerda mónadas de Leibniz sus insondable character, al mismo tiempo, su dinamismo interno. Cada uno lleva sobre sí mismo su propio cielo, llamada para correr a la distancia del horizonte, que todavía se escapa de forma indefinida. Una de las pinturas que se ven  muestra la figura de un hombre que corre en una distancia luminosa, a la Gran Cielo, en fondo del cual esboza la forma de las ventanas de la iglesia. Sin embargo, esta "sombra en el cielo" visualmente paradójico es un reflejo de forma de ventana de una extraña estructura, situada de pie "en el terreno". Este tema sagrado parece sugerir un anhelo de Dios. ¿Es el anhelo en vano? Se recuerda Aquiles, que nunca alcanzará a la tortuga, kafkiano Geómetra K., que nunca llegará al castillo, la divisibilidad infinita, abriendo brecha matemática entre el número uno y dos – como recordamos – la obsesión omnipresente en  las obras de Borges.

Marlena Makiel-Hędrzak, La lejanía, acrilico, (Fot. Janusz Hędrzak)

La partida del cielo en la Lejanía, imagen construida con manchas de color azul lanzados aparentemente caótico, constituye la composición abstracta moderna. A continuación vemos un edificio luminoso con "derramado" en la pared el ornamento de sombra. La forma de esta sombra se corresponde con el conocido del ciclo de trabajo restante, vendas de tejido (compare Ubi sunt), una misteriosa banda, desatada mortaja del Christo resucitado Es una agudeza dolorosa en el contorno de la cinta – tela de materia extraña que tienen para llevar alivio.
En la parte inferior de la imagen vemos la superficie oscura, "resbaladiza", la masa compacta que contrasta con el  horizonte "aire", en el que se funde la figura que esta corriendo –  esta alzando hacia arriba. La ansiedad metafísica de esta imagen, calle, jugando una luz misteriosa puede evocar conocido tema presente  en la obra del famoso surrealista Giorgio de Chirico.
Con este motivo claro (Lejanía) construido con manchas de color azul y blanco  contrasta hecha de acrílico, lápiz y pintura al pastel – la imagen del mundo subterráneo (etc.II).
En la parte superior se puede ver los contornos de una ciudad lejana con un negro vertical de las partes    
apilados rápidamente, los motivos difusos blandos (vegetal?) hasta que la línea de lápiz finamente se 
convierte en una fina red “arenosa” profundidad  de la tierra.  Allí, vemos la oscura silueta – un muerto 
cuerpo humano arrojado boca abajo como materia de desecho delicuescente.
Marlena Makiel-Hędrzak Etc II, lapiz, Fot. Marlena Makiel-Hędrzak

Alguien para quien no hay salvación Sin embargo, en la parte inferior, en un rectángulo aparece brillante figura femenina sentado en postura de meditación, con la cara vuelta lejos del espectador. En el subterráneo "dentro" es el tema del laberinto de formas geométricas (símbolo de pérdido, situación sin salida), que está en oposición a las complejidades de la línea suave – parte de amorfa abrumadora todo la tierra. La imagen de la mujer está claro – en claro contraste con respecto a la dispersada grisura del fondo, hace hincapié en su vida. Esta figura trae a la mente el tema de larvas – un insecto que le espera a la primavera – el momento de despertar, para volar hasta el cielo. Se recuerda también el tema de la caverna de Platón, estado del encarcelamiento, la falta de vivienda en el mundo, el anhelo humano de lo desconocido y el amor por la Luz Eterna, que es un camino largo y doloroso.


Paweł Nowicki



[1] Marlena Makiel-Hędrzak nació en 1968 en Krosno. Después de graduarse de la Escuela de Arte en la Plaza Piastowe, completó estudios en el Instituto de Educación de Arte en la Universidad UMCS en Lublin. Diploma obtuvó en el estudio de dibujo de Prof. Stanislaw Gorecki en 1995. En la Universidad de Resovia está trabajando desde 1996, actualmente como profesora en el Departamento de Dibujo de la Facultad de Artes de la UR. Su actividad artística lleva en el dibujo, la pintura y la gráfica. Presentó sus obras en varias exposiciones individuales y ha participado en varias exposiciones colectivas, nacionales e internacionales en el país y en el extranjero. También participó en numerosos simposios aire libre como nacionales e internacionales. Ha publicado textos sobre arte y libros de poesía. Marlene Makiel-Hędrzak ha ganado varios premios por su trabajo artístico. Exposiciones Individuales: Periferia de la hora, Música Biblioteca Resovia (1999), en el taller del tiempo, la Galería de Arte Municipal de Czestochowa, Alegorías de la luz, el Museo Histórico en Sanok (2001) por el museo histórico humana, el Palacio de Dukla (2002), Mirar, Manor Karwacjanów, Gorlice (2003); Figuras tiempo, los atributos de la memoria, Bałucka Gallery, Lodz (2004), dibujo, castillo Galería en Przemysl (2005); Además de azul, Galería de Arte Municipal, Zakopane; Centro  Kultury, Kraków (2007); Rysunek, BWA Sandomierz (2009);  Centro Cultural, Cracovia (2007), El tacto de la luz, la Casa Municipal de Cultura, Jaslo (2008) figura, El Dibujo, BWA Sandomierz (2009); la Galería  ZPAP en Opole (2010); Espejo de hombre, El Centro Regional de las Culturas de la Froneriza en Krosno (2011).
Elegidas esposiciones collectivas: III Triennale de Artes Plasticas Sacrum, MGS Częstochowa; Exposition Internationale Petit Format de Papier, Belgia (1998); I  Biennale de las Artes de toda Polonia, Las ambientes de Tarnow, BWA Tarnów (2001); Pencil Forum, Galeria Drienovec, Eslovaquia; IT ART, Pisa, Italia9th International Biennial of Miniature Art., Serbia (2008); Dibujo Galería ZPAP en Opole (2010) El hombre del espejo, el Centro Regional de Borderland culturas en Krosno (2011) exposiciones. Elegidos: III Trienal de Bellas Artes sacro, MGS Czestochowa, Exposición Internacional de Petit formato de papel, Bélgica (1998); Imágenes de “Podkarpcie” de Juan Pablo  II, el Museo histórico de Dukla (1999); Primera Bienale Nacional de climas Fine Tarnowskie, BWA Tarnów (2001), Sobre el papel, Centro Cultural de Tarnow, y la Bienal de pastel Internacional, MBWA, Nowy Sacz, Lápiz Foro Galería Drienovec, Eslovaquia, IT ARTE, Pisa, Italia; II Bienal Internacional de Miniaturas, Czestochowa, III Bienale Internacional de Dibujo, Pilsen, República Checa (2002); II Internacional de Dibujo Tiennale, Wroclaw (2003) 1ª Internacional Collage Exposición de Vilnius, Lituania, aspectos, el Centro de Arte contemporáneo " Solvay ", Cracovia, Internacional Print Bienale, Novosibirsk, Rusia (2004) Música en la pintura, poco teatro, Tychy, V Trienale del polaco Dibujo contemporáneo, Lubaczów (2005) Imágenes de música pintado, el Palacio del Arte, Cracovia, 9ª Bienal Internacional de miniatura Art., Serbia (2008); Drienovec 337. Creative sympodium Drienovec 337. Sympodium creativo 2002-2008 , 2002-2008, Centro de Arte Contemporáneo "Solvay", de Cracovia. http://www.ur.edu.pl/wydzialy/sztuki/zaklady-i-pracownie/zaklad-rysunku/pracownicy/dr-hab-marlena-makiel-hedrzak-prof-ur

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz